Publicá algo en las redes sociales…

En los últimos años el Content Marketing o Marketing de contenidos ha ganado fama en el mundo de los servicios de Comunicación, principalmente motivado por la necesidad de contar con material dinámico, interesante y apto para circular por redes sociales y generar engagement. Pero qué deberíamos tener en cuenta a la hora de embarcarnos en una estrategia de contenidos vinculada a mantener vivas nuestras redes sociales.

Objetivo: lo primero que debemos saber es para qué queremos generar contenido o contratar un servicio de content matketing. El solo hecho de mantener activas nuestras redes sociales no es suficiente. Podríamos preguntarnos: ¿puedo generar contenidos de valor para mis clientes? ¿puedo brindarle a mi audiencia información valiosa para tomar decisiones? Son este tipo de preguntas las que nos permiten llegar a la siguiente etapa.

Proyección: con el objetivo claro debemos trazar una primera propuesta a largo plazo. ¿Qué esperamos que suceda con nuestros contenidos en el corto, mediano y largo plazo? En ocasiones, estas acciones están relacionadas con la captación de nuevos suscriptores a nuestras comunicaciones, o seguidores en nuestras redes sociales. Debemos ser capaces de poder crear algunos indicadores que nos permitan medir algunas de las repercusiones y compararlas con nuestras propias expectativas. Además, podemos recopilar información acerca del comportamiento de nuestra audiencia.

Contenidos: ya sabemos el para qué y tenemos una idea de las etapas de nuestra propuesta de contenidos. Ahora es el turno del qué. Entonces preguntémonos: ¿puedo generar contenido original basado en la experiencia de mi organización? ¿quiero aprovechar la amplia cantidad de contenidos en la web para brindar a mi audiencia una curaduría de información relacionada a mi objetivo y sus intereses?

Aquí se dividen las aguas. Existen páginas que replican contenidos de otras webs para generar notas en sus propios sitios. Más allá de si citan o no las fuentes, o se redirigen luego a sus lectores a la web de origen, corremos el riesgo de quitarle el foco a nuestro objetivo. Compartir en nuestra web un contenido cualquiera sólo por el hecho de que parece o tiende a ser viral, no quiere decir que vaya a tener éxito para cumplir mis objetivos. Hay que ser muy cuidadoso e intentar redirigir la atención hacia nuestro objetivo principal. Si los contenidos que replicamos o compartimos se alejan o lo desvían, deberíamos preguntarnos ¿agrega valor a mi audiencia o solo estoy buscando tráfico en mi web? En el segundo caso, recomendamos una estrategia de MKT online, mucho más efectiva y eficiente en relación a atraer tráfico web asociado y segmentado por intereses.

Si buscamos crear contenido original entonces debemos tener presente que el mismo debe contar con algunas características. Tiene que:

  • Ser pertinente: no hay que perder de vista que lo que importa es estar lo más cerca de cumplir nuestros objetivos. Por eso, ya que el contenido será nuevo, aprovechemos para que el mismo esté lo más alineado posible a nuestros objetivos.
  • Ser claro: puede ser un caso de éxito, una anécdota con la que la audiencia pueda indentificarse. Además, teniendo en cuenta los modos de lectura en redes sociales, debe estar escrita en un lenguaje sencillo de leer, pensando en que gran parte del tráfico hoy viene de dispositivos móviles.
  • Tener una extensión acorde: hay que ser claro y también directo. No por eso dejaremos de apostar a los contextos para que el contenido se entienda y genere el sentido buscado. Pero teniendo en cuenta los tamaños de pantalla y los límites de las redes sociales, debemos ser capaces de adaptar nuestros mensajes según las plataformas elegidas para la difusión de los contenidos.
  • Ser verosímil: no es necesario inventar historias complejas y asociar elementos tan disimiles. Lo importante es que el contenido generado sea cercano a la realidad de nuestra audiencia y que interpele desde un lugar cotidiano. Esto colabora con el engagement y la difusión orgánica del contenido (es decir, sin generar campañas de MKT digital).
  • Ser visualmente atractivo: uno de los principales modos de atraer la atención es a través de una estética unificada. Cuando hablamos de comunicación integral, también entendemos que el diseño es una parte fundamental del modo de comunicar. Por eso, nuestro contenido original debe alimentarse de una propuesta de diseño acorde a nuestra audiencia, objetivos y contenidos. Cuando los recursos son escasos, podemos recurrir a bancos de imágenes pagos o libres que nos permitan enriquecer nuestra producción, pero es necesario tomar decisiones fundamentadas en nuestra propuesta, para que tenga sentido el uso de cada imagen.

Estrategia: por último, tenemos que vincular todo esto a una estrategia. Definidos los objetivos, la proyección y los contenidos, podemos establecer los modos más acordes para llegar a nuestra audiencia. Podemos elegir horarios más apropiados al flujo de tráfico en nuestras redes sociales o web, podemos establecer un cronograma de publicaciones por semana, por mes, programar publicaciones y abordar el día a día de los comentarios y repercusiones.

El Marketing de contenidos no es solo mantener vivas nuestras web o redes sociales con contenidos, sino entender que esos contenidos tienen que ayudarnos a agregar valor a nuestra propuesta organizacional y a cumplir nuestros objetivos.

Si te resultó útil, te invitamos a compartir este artículo.