En pandemia, una buena comunicación vale doble

Por Ángel Colángelo, Periodista y Consultor en Comunicaciones

Para las empresas que están pensando en si es conveniente o no invertir en comunicación en medio de una pandemia con profunda crisis de impacto mundial; para los que tienen el poder de decidir y están especulando con un posible recorte presupuestario en acciones de prensa, marketing y/o publicidad, el mensaje es simple y claro: no invertir en comunicación o dejar de hacerlo en plena pandemia, puede ser determinante para el futuro de una empresa, negocio o marca.

Las empresas y organizaciones deben prepararse para entender y atender nuevas demandas de lo que se dio por llamar “nueva normalidad”. En este proceso de reinventarse por el que todos estamos transitando, la comunicación juega un papel estratégico porque es la disciplina que nos puede ayudar a analizar los nuevos comportamientos, demandas y necesidades, de las personas y comunidades en su conjunto. Es la comunicación el camino para reencontrarnos en medio de tanto caos y re direccionar nuestros objetivos en medio de tanta incertidumbre.

De acuerdo a las posibilidades de cada organización -pública, privada o del tercer sector-, disponer de los servicios de una agencia especializada en manejo de comunicación y prensa, contar con la mirada y asesoramiento de profesionales idóneos en la materia, es estratégico para no perder el contacto y reconstruir los lazos con sus clientes, socios y/o usuarios; al mismo tiempo que es clave para el fortalecimiento de las relaciones hacia el interior, teniendo en cuenta que la pandemia opor COVID-19 aceleró el crecimiento de los colaboradores/empleados remotos. En pandemia, más que nunca, se necesita de una coordinación estratégica entre los mensajes que se quieren dar a conocer hacia el exterior, con aquellos que se comunican internamente.

Desaparecer, dejar de tener voz y visibilidad, no es recomendable en tiempo de crisis. Al mismo tiempo, es importante tomar conciencia que en este particular contexto, todo lo que hacemos y decimos puede tener un gran impacto en pocos minutos. La pandemia hizo que todo el mundo esté más atento y sensible a las noticias, consumiendo información de todo tipo –verdaderas y falsas, de fuentes fiables y desconocidas-, son las reglas de juego y hay que estar preparados para poder jugar en un escenario que desconocíamos. Unificar la comunicación en todos los canales digitales ayuda a prever y evitar errores,  contar con alguien capaz de coordinar las estrategias comunicaciones entre Social Media y Prensa es clave. El mensaje tiene que ser claro y coherente en todas las piezas y canales de comunicación.

Las organizaciones, empresas, negocios, marcas y hasta los propios especialistas –del rubro o segmento que sea-, deberán estar comunicacionalmente activos, pero además, comunicar sus acciones, transmitir sus mensajes desde la empatía, la solidaridad y el servicio, sin perder de vista su identidad de marca. Del otro lado, los espera un receptor que vive en plena incertidumbre y necesita claridad, confianza y proximidad ante tantos cuidados y distancias que de por sí, la COVID-19 los obliga a tener.

Ponerse en el lugar del cliente, socio o usuario; fortalecer los mecanismos de relacionamiento y escucha -hacia dentro y hacia fuera-; alinear todos los canales de comunicación y transmisión de mensajes; aprovechar al máximo todas las herramientas digitales existentes; y desarrollar un buen plan de acción de relaciones públicas y prensa; son algunas de las recomendaciones para que su comunicación tenga un doble valor en pandemia: salir ilesos y reconvertidos para enfrentar la nueva normalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *